En los últimos años la desaparición de Nokia como fabricante de smartphones ha sido una de las noticias más sonadas en el mundo de la tecnología, sin embargo nunca había sido confirmada del todo. La compra por parte de Microsoft de la división de móviles de Nokia, parecía la sentencia definitiva a esta división del fabricante finlandés, sin embargo el movimiento que ha ocurrido de ayer a hoy.

Foxcom ha comprado a Microsoft una parte de su negocio de dispositivos móviles por un valor de 350 millones de dólares. Pero aquí un matiz del que se ha escrito mucho hoy y en alguna ocasión con poco acierto, lo que se ha vendido es solo la división perteneciente a smartphones pequeños, no la marca Lumia que seguirá existiento y perteneciendo a la marca Microsoft, que se ha apresurado a anunciar que su división móvil seguirá viva con Windows 10 Phone y los smartphones Lumia a la cabeza.

Por tanto lo único que adquiere Foxcom a través de su filial asiática FIH Mobile, son lo smartphones que antes conocíamos como la familia ASHA o los primeros modelos con Android, Nokia X. En cualquier caso smartphones conocidos como feature Phones, que son destinado sobre todo a mercados emergentes.

Microsoft parece no ver futuro en este tipo de teléfonos por lo que Foxcom adquiere la división con el interés de seguir explotándolo. Aquí entra Nokia, que se asocia con la compañía Foxcom para fabricar smartphones, tablets y los propios Feature Phones licenciando la marca.

El próximo movimiento por parte de Microsoft podría ser el eterno rumoreado, el Surface Phone. Una nueva familia que revitalice la venta de smartphones de los de Redmond, y que el usuario identifique con la popular Surface 4.

¿Y vosotros que pensáis que pasará a partir de ahora?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here