Uber ha reconocido que se han filtrado los datos de 57 millones de clientes y conductores al rededor del mundo. Una prueba más de que la seguridad es a día de hoy una de las claves más importantes en la estructura tecnológica de una compañía, sobre todo si cuentas con datos sensibles de los mismos.

Lo que ha pasado en muchos casos, es que por lo general no se descubren ya que cuando una brecha de seguridad de este tipo es descubierta,la empresa se apresura a pagar un “rescate”. En el caso de Uber, se ha pagado 100.000 dólares para mantener a los delincuentes en silencio.

Según Sophos, la llegada del nuevo Reglamento de Protección de datos castigará severamente estos casos, pero este reglamento no ha entrado en vigor. Estos aconctencimientos que incluyen la complicidad de empresas y compañías, siempre perjudican al cliente ya que estos están expuestos a un mayor riesgo de fraude.

Otros países ya obligan a las compañías a anunciar de inmediato que tienen una brecha de seguridad. De este modo los clientes pueden actuar  en consecuencia, y estar al tanto de posibles fraudes que se puedan cometer.

Sophos recomenda igualmente para todos los clientes de Uber que hayan sufrido la brecha de seguridad, que comprueben sus cuentas bancarias continuamente, de esta forma podrán observar si existe algún movimiento no deseado.

Podéis encontrar más información en este artículo de Sophos Naked Security.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here