Los portátiles de bajo coste cada vez ganan más protagonismo en el mercado, ya que existe un gran número de usuarios que no necesitan más en su día a día. No obstante, y pese a que estos equipos son bastante capaces, se les puede dar una pequeña ayuda para que nuestro rendimiento avance de forma sensible.

Nos hemos centrado en los equipos que montan Windows ya que es aquí donde hemos notado más síntomas de mejoría con unos cuantos consejos. Deberéis tener en cuenta que necesitaremos de una inversión, que por pequeña que sea, puede incluso en algunos casos a ser importante.

Antes de enumeraros estos pequeños consejos para mejorar vuestro portátil de bajo coste, tenéis que tener en cuenta si leeis este artículo antes de compraros el equipo, que hay que tener claro para que vamos a usarlo. Este tipo de equipos está sobre todo destinado a usuarios que necesiten escribir, navegar, consultar el corrreo,y a lo mejor utilizar algún juego pero sin pensarnos que vamos a poder ejecutar cualquier título del mercado.

Dicho esto vamos a comenzar con nuestros consejos para mejorar el rendimiento en el día a día comenzando con la WiFi.

Mejoremos la conectividad WiFi

La WiFi es a día de hoy un fundamental en el uso no solo de estos portátiles o convertibles con precio económico, sino que también abarca a tablets, smartphoens… etc. Lamentablemente no le prestamos la atención que se merece, y en muchas ocasiones encontraremos que ni la cobertura es la deseada, ni la velocidad la adecuada.

En muchos casos esto viene dado porque el fabricante no ha introducido un componente de calidad, o que incluya por ejemplo el estándar 802.11 ac, que es a día de hoy el que mejores resultados da en las conexiones WiFi.

Una solución hardware que hemos visto en varios equipos es la que aporta Realtek con su «Realtek RTL8723BS Wireless LAN 802.11n SDIO Network». Este adaptador pese a que cumple el estándar 802.11 n, no da la suficiente covertura, así como tampoco una velocidad de navegación adecuada. A esto hay que sumarle que el navegador no funciona a la velocidad que debería, algo que se debe en muchos casos a los recursos hardware que estos equipos nos proponen.

La solución principal o al menos la que yo suelo utilizar para solventar el problema es utilizar lo que muchos conocéis como «pincho WiFi». Es un stick que se conecta a un puerto USB, que como en el caso del que nos presenta  Devolo, es minúsculo y pasa desapercibido. Con este sistema hemos conseguido aumentar sensiblemente tanto la potencia, como la velocidad de navegación, lo que nos permite una mejora buena en la experiencia de usuario.

El almacenamiento interno

Estos equipos que están llegando al mercado utilizan el almacenamiento como una ayuda para bajar el precio de los dispositivos. En realidad la memoria que utilizan no son especialmente baratas, podéis comprobarlo en cualquier móvil con diferentes versiones.

En concreto la mayoría utiliza un almacenamiento de 32 GB de capacidad, a lo que si le restamos lo que ocupa el sistema operativo que será superior a los 10 GB, y algún programa de ofimática, nos dejará la memoria interna así como «temblando».

Es importante tener en cuenta que la mejor opción no es salir corriendo como un loco a comprar una tarjeta microSD al chino, y esto aplica tanto a estos equipos como a cualquier otro dispositivo, os explico porque.

Estas tarjetas económicas lo son, porque el estándar y la clasificación de las tarjetas sigue avanzando rápidamente. Si cogéis cualquier tarjeta que tengáis en casa con unos años, veréis como además del espacio de almacenamiento, le acompaña un número. Este número que es siempre par y viene rodeado por un circulo, marca la velocidad de escritura a la que la tarjeta es capaz de acceder de forma sostenida.

Lo normales que optéis por una tarjeta SCHC o SDXC, en este caso tenéis que tener en cuenta que lo que nos marca es la capacidad hasta las que son capaces de llegar. Deberéis tener en cuenta de que vuestro lector es capaz de leer una cantidad determinada, por encima de la cual la tarjeta no os servirá para nada ya que excede el almacenamiento máximo que soporta el lector de nuestro portátil.

Por tanto, antes de ir a comprar la tarjeta deberéis de aseguraros cual es la capacidad máxima que soporta vuestro lector de tarjetas. En muchos casos no pasa de los 32 GB, pero poco a poco, van aportando nuevos lectores que aceptan tarjetas de mayor capacidad.

Una vez tengáis seleccionado el tamaño, deberéis de elegir la velocidad que más se adecue a vuestras necesidades, yo os aconsejaría que os decantarais por la más alta dentro de vuestras posibilidades ya que esto repercutirá directamente en el desempeño de vuestro equipo. Lamentablemente, si elegís una tarjeta microSD de última generación, puede ser que el precio se dispare incluso por encima de lo que ha costado vuestro equipo.

Mi consejo sería una MicroSD XC U3, que alcanza velocidades de hasta 30 MB/segundo, y que permite tener un acceso adecuado para vídeo con resolución Full HD. Esto ayudará por un lado al aumento de la capacidad de nuestro portátil low-cost, y si lo haces bien, a que la velocidad de escritura no desenfoque en un rendimiento indeseado.

Controla tu software, y mantente actualizado

Recientemente hemos visto como los usuarios (hablamos de equipos con Windows), no se toman en serio las actualizaciones. El no tener el equipo actualizado puede hacer que virus como wannacry o NotPetya afecten a nuestro equipo, con el consiguiente daño que generan.

Pero más allá de estar protegidos, una de las principales aportaciones que se hace en el caso de Windows 10, es la de mejoras tanto de rendimiento, como de autonomía. He quedado sorprendido ya en más de una ocasión, como Windows 10 ha mejorado sensiblemente el rendimiento de equipos que cuentan ya con unos cuantos años.

La última actualización que seguramente conoces ccomo Windows 10 Creatos Update, aporta una valiosa lista de funcionalidad y mejoras. Utilizar Microsoft Edge, es una prueba de como el rendimiento del equipo se ve beneficiado. En el caso de utilizar un equipo de este tipo en el que la mayor parte del tiempo estaremos navegando por Internet, puede ser un factor determinante.

Por otro lado, y ahora vamos con software externo. Si utilizas Chrome también te veras beneficiado con las actualizaciones. Es importante por tanto tomarse en serio las actualizaciones de los equipos. Lo mismo ocurre con Firefox, y cualquier otro software de navegación que utilices.

El software es importante mantenerlo constantemente. No es raro comprarse un equipo sea del tipo que sea, y comenzar a instalar software, del que luego seguramente utilizaréis en el mejor de los casos 4 o 5 aplicaciones. Esto ocurre y es aplicable también a los smartphones. Al contrario de lo que puedas  pensar este software casi siempre tiene servicios en segundo plano que están siempre a la espera de eventos, lo que hace que el equipo este trabajando en muchas ocasiones de forma indeseada.

Nuestro consejo es que instales el software que realmente necesitas, eliminando las aplicaciones que no vas a utilizar, y que en la medida de lo posibles si las utilizas ocasionalmente, las utilices de forma online. Un ejemplo de ello es software ofimático online como el que ofrece de forma gratuita Google.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.