Samsung-Galaxy-Note-7_02

El Samsung Galaxy Note 7 fue presentado hace un par de meses y todo parecía indicar que iba a ser un éxito sin precedente para los coreanos. Nada más lejos de la realidad, unas 35 unidades de los 2,5 millones de smartphones vendidos en las primeras semanas, comenzaron a arder y explotar, lo que llevo a Samsung a retirar todas las unidades.

Manchar el nombre de una gran compañía y quitarle la credibilidad es más sencillo de lo que parece. Solo 35 unidades de los millones que vende Samsung al año, pueden provocar esto y con toda la razón, como usuario no estaría tranquilo con un Samsung Galaxy Note 7 en mis manos. Por ello Samsung se puso rápidamente manos a la obra, y contacto con todos los usuarios que tenían una unidad para retirarla y sustituirla posteriormente.

De esta forma comenzó el periodo de reemplazo del Samsung Galaxy Note 7. Samsung podría haber retirado solo la partida en mal estado, pero para curarse en salud, ha retirado todas las unidades y las ha sustituido por unidades verificadas que parecía evitaban el problema.

Todo parecía correcto, la propia Samsung España anunció que el 29 de Septiembre comenzaba la sustitución, y que ya podríamos volver a adquirirlo. Cualquier usuario podría perdonar un desliz d este tipo, aunque el smartphone sea un móvil de 800 euros. Samsung comenzó a vender a buen ritmo hasta que al parecer las unidades ya revisadas del Samsung Galaxy Note 7 comenzaron a explotar.

En este caso las noticias han sido de mayor calado. No solo porque ya la gente estaba pendiente de los nuevos Note 7, sino porque la semana pasada un avión tuvo que ser evacuado después de que una de estas unidades comenzara a arder dentro del aparato, causando una situación de pánico que solo quedo en un susto.

Poco después otra unidad que se suponía ya revisada, causo que un usuario estado unidense tuviera que acudir al hospital por haber inhalado humo!, todo ello después de que su unidad comenzara a arder.

Resulta inexplicable a menos a mi modo de ver que esto suceda en una compañía como Samsung. No me extraña para nada que las compañías aéreas revisen incluso los móviles, y no dejen subir un smartphone de este modelo. Si comienza a arder a 10.000 metros de altura se podría convertir en un problema severo.

Note-7-burn-3

Cuando un aparato de este tipo causa problemas a la salud, en mi opinión la compañía debería de tomar cartas en el asunto y de forma drástica. Todo ello tomando por verdad las palabras de los usuarios, y suponiendo que estas unidades sean ya revisadas. Hasta ahora ya son 4 las unidades que han ardido y que son ya revisadas, la última esta misma tarde en Virginia.

Samsung tiene un serio problema con un smartphone que prometía subir el liderato de los coreanos mucho más de lo que estaba ocurriendo hasta ahora. Sin embargo es un claro ejemplo de como destrozar el nombre de una compañía por un producto mal planificado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.